¿CÓMO ENTRENAR A TU DRAGÓN?

 

Como un simple ángel y demonio, participando en La Llave de Pandora, he intentado volverme más observadora y a la vez, ponerme a escuchar… y con esa perspectiva comento lo siguiente: ¿Qué pasa en las calles de nuestro México? Y más allá, ¿qué pasa por la mente de los mexicanos?

Lo que a mi alrededor circula es una gran ola de descontento y desasosiego, pareciera, ocasionada por un presidente, Andrés Manuel López Obrador mejor conocido por el Peje, que insistió tanto en lograr tener la banda para ver por el pueblo y, en especial, por los mexicanos en condiciones menos favorables. Y ¿qué ha pasado en estos pocos meses? La lucha contra el huachicol cuya  ejecución produjo un gran desabasto de gasolina, seguido por el aumento de precios para fifís, sí ¿y para los llamados desfavorecidos? pues también; quitó el presupuesto para los que combaten los incendios, y fue increíble como en la capital y zonas aledañas, vivimos varios días con una nata visible (porque sabemos que la nata de porquería que respiramos es permanente) que daban ganas de llorar, todos eh…; incluso, al parecer, ya no hay medicinas en el IMSS ni en el sector salud en general. Hemos llegado al punto en que le ha quitado el presupuesto a los niños mexicanos que asistirán a la Competencia Internacional de Matemáticas en China (aunque vi un video en donde lo niega), de hecho salió un artículo donde se dice que el Conacyt dio el recurso (insuficiente) y Guillermo del Toro ofreció pagar el transporte aéreo de estos niños; que el aeropuerto, ni para atrás, ni para adelante; que los maestros ya no tendrán que hacer exámenes para demostrar sus capacidades; que la refinería de Dos Bocas va, aún y cuando el mundo civilizado deja atrás la quema de combustibles fósiles y muda hacia el uso de energías sustentables…y todo esto ¿a quién afecta más señor presidente? ¡Puro fuego de dragón o palabras y mentiras sin bases! Uf, desgraciadamente escuchar las noticias, observar las acciones de gobierno o seguir las mañaneras, solo nos refuerza esta sensación de burla política y social, y uno se pregunta ¿qué hacer? ¿Cómo entrenar a tu dragón?

Mis partes tanto de ángel como de demonio, porque aquí he de utilizar ambas, ven algunas alternativas que siempre han funcionado:

  1. No podemos perder la esperanza de un mundo mejor.
  2. Debemos actuar pensando también en los demás.
  3. El trabajo y las acciones positivas y comprometidas, a nivel personal y de grupo, siempre darán resultados que lograrán cambios.

Aquí los conceptos aterrizados, surgidos de mi ángel- demonio, con explicación anticipada y ejemplo tangible. ¿Recuerdas aquel niñ@ que te molestaba en la escuela, a tus hermanos poniéndote apodos que te hacían enojar o al presumid@ que siempre buscaba hacerte menos o, por decirlo en pocas palabras, a todos aquellos mal intencionados que te sacaban de tus casillas? ¿Recuerdas cómo lo lograban? Fácil. Captando tu atención porque así, te tienen en su poder. Eres suyo cada vez que te enganchas con personas que se dedican a molestar, sí, entregas tu poder, tu atención, tu energía… y ¿qué pasa cuando no les haces caso, cuando te ríes con ellos de lo que dicen, cuando no reacciones en su contra?… pierden el poder. Eso no quiere decir que uno no se defienda, pero el defenderse debe ser dándose a respetar sin caer en el nivel del otro.

Me parece que estamos en el momento de demostrar que somos seres con gran energía capaces de marcar pautas y destinos. Es por ello que te propongo no reacciones con enojo, acciona con energía positiva, que de eso en México tenemos mucha. Como este personaje y tantos más, que sólo se han dedicado a quitarnos, a intentar humillarnos, a demostrar su estupidez y que no han podido… les aviso, les aseguro, que este es uno de los países en donde mejor se puede vivir y que más alternativas nos da para crecer, con todo y todo, con la fuerza positiva somos más y la gran tierra que habitamos, hemos logrado salir adelante, siempre.

Así que entrenemos al dragón, sin caer en sus provocaciones, y mostremos que somos un país de gente buena, con intenciones positivas reales… y que, de buena manera, sin malas intenciones y mostrando ser mejores, podemos contenerle.

Seguro que no es sencillo ser presidente o funcionario de este país, pero por favor, ya queremos buenas noticias, resultados positivos o algún resultado, de perdida… ustedes son nosotros, nosotros somos ustedes, mismo pueblo, misma gente, cada acción negativa nos pesa a todos, cada positiva también, entonces que les parece menos palabrería barata y mejores acciones, en vez de sólo estar soltando fueguillos de dragón, que ya ni presupuesto hay para apagar.

 

De Ángeles y Demonios

por Martha Olaiz

Martha G. Olaiz Fernández, inicia su carrera literaria a los...