PETRÓLEO, GEOPOLÍTICA Y RELACIONES INTERNACIONALES

 Y hasta que las energías renovables no logren sustituir el llamado oro negro, seguiremos dependiendo de él”. BBC Mundo

 

El Foro Económico Mundial en su reunión de enero pasado, llevada a cabo en Davos Suiza, abordó como tema central: “Globalización 4.0: formando una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial“; encuentro en el que se reconoce que estamos viviendo una transición energética mundial orientada a las fuentes renovables y ecológicamente sustentables que, cuando las condiciones tecnológicas, la dinámica económica global y las rivalidades políticas sean resueltas, permitirán sustituir a los hidrocarburos y a las fuentes fósiles de energía.

Sin embargo, actualmente, la economía global sigue girando en torno al petróleo. Los datos son contundentes: “… En 2018, de hecho, consumimos más petróleo que ningún otro año. Según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el consumo diario a nivel global fue de 98,82 millones de barriles en 2018. Y la tendencia es que siga subiendo hasta los 100,23 millones de barriles por día en el año en curso, según estimaciones de la misma organización”. (BBC Mundo abril 2019).

El incremento en el consumo mundial de petróleo no sólo tiene implicaciones económicas derivadas del vaivén de los precios internacionales y los costos de su procesamiento en el sector petroquímico, también tiene efectos en la ecología al influir en el calentamiento global y, de manera muy relevante, incrementa las tensiones geopolíticas en el mundo, pues las potencias globales establecen prioridades y diseñan estrategias para tener un control tanto de quienes consumen  y cómo se desenvuelven los mercados internacionales; como de quienes son los principales proveedores y tienen las principales reservas probadas de petróleo en el mundo.

Es claro advertir, en este contexto, que los Estados Unidos de Norteamérica es una de las potencias protagonistas en la disputa mundial por el control del petróleo. Su vocación hegemónica y su perspectiva geopolítica global, le impone como prioridad tener todas las herramientas necesarias para que el petróleo esté bajo su dominio y no sea una variable que le impida mantener su presencia como país hegemónico.

De acuerdo a las estimaciones actuales, tenemos petróleo para los próximos 50 años y si la “transición energética” se demora, las confrontaciones por el control del petróleo se incrementarán y las condiciones de estabilidad económica y sociopolítica se pondrán en jaque.

¿Quiénes son los países con las mayores reservas probadas de petróleo en el mundo?

Por lo anterior, se pueden identificar las razones del porqué existe un intervencionismo norteamericano en todas partes del mundo y de cómo intenta influir en aquellos países que, si bien tienen complicaciones en el manejo de sus asuntos internos, son presas de las estrategias de control y dominio geopolítico.

Basta con señalar el caso venezolano, pues a su innegable inestabilidad económica y política interna, se le suma ser un nítido e insalvable blanco de la “artillería prodemocracia” made in USA, que aprovecha la coyuntura para presionar, sancionar, mediatizar y devastar al régimen de Nicolás Maduro y generar condiciones para que la “oposición” asuma el poder y sea un aliado irrenunciable de los intereses norteamericanos. Así se “matan 2 pájaros” con el mismo tiro: Se “exporta la democracia” y se “mantienen a salvo” las reservas petroleras de Venezuela que por ahora están en las “manos equivocadas”.

Por último, es necesario recordar que el trinomio petróleo, geopolítica y hegemonía mundial, son inherentes al desarrollo de las Relaciones Internacionales de nuestros días y que la disputa por el control de los energéticos ha derivado y lo seguirá siendo, en conflictos y en disputas entre las grandes potencias, en detrimento de las naciones ricas en cuanto recursos, pero vulnerables por la dinámica internacional de la economía global.

Fuentes Consultadas:

Torre de Babel

por Gerardo Martínez Vara

Cuenta con estudios de Licenciatura, Maestría y Doctorado en Relaciones...