LOS ANTICIPADORES DE DESGRACIAS

Me acaba de llegar un video de una argentina maravillosa que habla de este tema, y, sin ganas de quitarle el crédito, creo que es algo que vale la pena reflexionar.

De verdad que es increíble y seguramente pasa, que hay gente que se levanta todos los días pensando como arruinar la felicidad de los demás. ¿Ya te llegó a la mente alguno de estos sujetos o sujetas, que no pierden ocasión de ser anticipadores de desgracias?… sólo falta que uno diga me estoy enamorando, para que se escuche su vocecita diciendo “disfrútalo mientras dura”; o estoy por cerrar un gran contrato y entonces de nuevo “ni lo digas porque se corta o no saldrá”; qué tal el clásico me está yendo de maravilla, y entonces hasta bíblicos se ponen con un “guarda para las vacas flacas”; o si conociste a alguien maravilloso con su “dale tiempo que ya saldrán sus defectillos”.

Ella menciona y me encantó, porque confieso que lo he hecho, el “no pongas la bolsa en el piso porque se va el dinero” es para morirte de risa. Es tanto como pensar que la tierra tiene una fuerza succionadora que se lo va a llevar o cómo…Que tal ésta que, además es de familia, no pasarnos el salero de mano en mano “porque te vas a pelear con esa persona”. ¿Qué tal la fuerza de la sal para llenarte de enojo justo con el de enfrente?… y que no te dé una gripe, porque saben del primo del amigo que murió de una gripe mal cuidada… ¡Qué creatividad!

Supón que estás por comprar una casa, tener un bebé, hacer un viaje, esquiar, viajar en avión y las que se te ocurran, esos demonios anticipadores siempre tienen una buena historia (porque además se la saben todas y de todo) y te caerán con la anécdota del bebé que nació torcido, la compra que fue un fraude, el viaje de terror, la parálisis del golpe al esquiar, el avión que se estrelló en las montañas, etc. Wow, su imaginación es imparable y, desgraciadamente, uno se contamina… y de pronto te encuentras o creyéndoles o siendo uno de esos seres horribles que sólo puede hacer futurismo viendo desgracias.

Lo peor de todo es que si te la crees seguramente te prepararas, lo harás todo para tener razón y así será… Vive hoy, disfruta hoy e irás coleccionando días geniales que preparen más momentos de alegría.

La semana pasada estuve en un congreso fabuloso, con un equipo del que aprendí mucho, pues en cada contratiempo que surgía, alguno salía con un chiste y todos acabábamos riendo y ¿qué creen? nos salió todo muy bien como por arte de magia. Estoy convencida que la energía positiva, hace milagros. Júntate con ángeles y me darás la razón.

Ahora en México estamos en la ola del Pejejísmo, creyendo que todo saldrá mal y con la frase que se ha hecho moda de: “siempre se puede estar peor”. Pues, si pensamos diferente, también “SIEMPRE SE PUEDE ESTAR MEJOR”. No es que uno no observe y pueda analizar, pero preocuparse, es no ocuparse; ver la variable mala, es llenarse de negativismo y eso, realmente, no da buenos resultados. Haz tu parte, trabaja por lo bueno y bello, cree en la alegría y llénate de confianza y esperanza, seamos del equipo que anticipa las maravillas que trae cada día.

En tu parte ángel, vacúnate de ellos, y siempre ten una maravillosa variable de lo bueno y fantástico que puede suceder, voltea a la calle y observa, ahora que es primavera, la belleza de los árboles de nuestras calles, los días llenos de color por el sol que nos da calor y luz, flores y frutos de miles de colores para unos mexicanos afortunados que lo tenemos todo para seguir adelante y, en tu parte demonio, a esos anticipadores de desgracias diles: ¡Botellita de jerez, todo lo que digas será al revés! Jajaja, y así todo sucederá lindo y bueno.

 

 

De Ángeles y Demonios

por Martha Olaiz

Martha G. Olaiz Fernández, inicia su carrera literaria a los...