#ConLosNiñosNO

 

En días pasados el Instituto Nacional Electoral dio a conocer los resultados de la Consulta Infantil y Juvenil que se llevó a cabo en todo el país en el mes de noviembre del año pasado. Esta consulta, a diferencia de otras, no se realizó el mismo día de la elección y en lugar de realizarse en un solo día se llevó a cabo durante 9 días y se pudo realizar incluso dentro de las escuelas, tanto en forma impresa, como digital.

Las distintas preguntas de las tres diferentes boletas, para niños de 6 a 9 años, niños de 10 a 13 y de 14 a 17 años, fueron realizadas con la asesoría de la UNICEF, del Sistema Nacional de Protección Integral a niños, niñas y adolescentes, del DIF y de la CNDH. Se distribuyeron en todo el país y se logró la participación final de 5,671,384 niñas, niños y adolescentes (casi uno de cada cinco niños que hay en el país pudo participar), sus resultados son entonces datos validos del pensar y el sentir de los niños mexicanos de todos los estratos sociales, por lo que lo menos que podemos  es poner atención a sus respuestas y mejorar aquello que estamos haciendo mal como sociedad y que los niños perciben en sus distintos entornos.

Es alarmante que nuestros niños, en general, se sienten inseguros: más seguros en su casa 90%, en la escuela 67% y más inseguros en la calle y en internet más del 50%. Jugar en la calle y sentirse seguros para caminar o correr fuera de sus casas, ha dejado de ser opción para los niños de ahora, que a pesar de pasar mucho tiempo en Internet también manifiestan percepción de inseguridad.

Preocupa que los niños de 14 a 17 años (próximos ciudadanos) confían en su familia 87.2% y en sus amigos 50.7%, menos en sus maestros (26.2%), poco en la policía (10.7% ) y en el ejército (11.9%), y casi nada en los gobernantes (2.5%). En resumen, la cultura cívica con la que llegan a ser ciudadanos es de desconfianza hacía lo político y de poca confianza hacía la autoridad.

Lamentable que los niños de 10 a 13 años dicen haber sufrido discriminación en la escuela (58.7%) y que la mayor causa de la misma es la apariencia y los gustos 38.8%, por el color de la piel 18.6%. Para los niños de 14 a 17 años, por apariencia es de 52.1%  y por color de piel 13.8%.

Los niños de 6 a 9 años quisieran ser de grandes maestros (22.1%) y doctores (16.4%) seguidos de policías y deportistas. Cuando no están en la escuela hacen tarea, ayudan en casa y ven la tele, menos navegan en internet y mucho menos juegan en la calle.

La niñez mexicana ha expresado un llamado de atención para todos. Es tarea  de cada uno de nosotros mejorar sus condiciones y calidad de vida para cambiar esa percepción de inseguridad, desconfianza y discriminación. Los niños para ser felices necesitan poder jugar, expresarse y crecer en ambientes de cuidado y de seguridad, y lo que están percibiendo es un mundo inseguro, dividido, corrupto y triste. En ello, tienen responsabilidad los gobiernos, los políticos, las instituciones, los medios de comunicación, las escuelas, pero también las iglesias y las familias, es momento de mejorar como sociedad por ellos y por nuestro futuro.

La pregunta que nos debemos de hacer es si ¿de verdad nos importan los niños, aunque no voten? y si ¿de verdad nos interesa cuidarlos? Los crímenes recientes contra menores de edad, nos demuestran que se están perdiendo los mínimos valores sociales de convivencia. ¿Que está descomponiendo más a la sociedad: las redes, los medios tradicionales, los políticos con el discurso de odio, los gobiernos por su indiferencia?

Los resultados serán entregados a todas las instituciones que pueden incidir en un cambio, pero finalmente como familias debemos estar atentos para que podamos cambiar las cosas y cumplir con nuestra mínima responsabilidad generacional, no descomponer más a la sociedad y mejorarla para las nuevas generaciones.

Pero también lo menos que podemos pedirles a nuestros representantes es que cuiden la cohesión social, que mejoren la seguridad y que se preocupen por los niños, no solamente son el futuro del país, son nuestro presente.

 

Democracia sin fronteras

por Enrique Andrade González

Es licenciado en Derecho por la Universidad Iberoamericana tiene estudios...